Sordera: Generalidades

Numerosos factores patológicos, genéticos o epigenéticos pueden provocar la sordera. Las sorderas de transmisión corresponden a patologías que afectan al oído externo y al oído medio. Las sorderas neuro-sensoriales son patologías de la cóclea o del cerebro auditivo. Las sorderas, particularmente las neuro-sensoriales, están asociadas a menudo a acúfenos ( ver la página específica)

Importancia  de la sordera

Importance de la surdité

Estos datos obtenidos en USA hace más de 15 años, con referencia a las principales patologías del sistema nervioso y de los órganos sensoriales, muestran la incidencia de las patologías auditivas (verde), que afectaban en esa época a casi el 10% de la población y representaban un costo muy elevado. Estos valores no pueden más que haber aumentado con el transcurso del tiempo y son similares a los de otros países occidentales: por ejemplo, un informe ministerial de 1998, citaba una cifra superior a 4 millones de personas afectadas en Francia.

Sordera : definición

La sordera (o hipoacusia) es un término genérico que designa la disminución de la agudeza auditiva. Aún cuando existen algunas sorderas centrales (es decir, que involucran al cerebro), éstas son relativamente raras. La gran mayoría de las sorderas está asociada a un problema que afecta al oído. Las sorderas de transmisión se originan en el oído externo y medio. Las sorderas neuro-sensoriales (todavía llamadas "de percepción") tienen su origen en el oído interno. Dentro de estas dos categorías, se distingue entre sorderas genéticas y adquiridas. Además, en función de su gravedad, se habla también de sorderas ligeras, medias, profundas o totales.

Sorderas de transmisión y sorderas neuro-sensoriales

Las sorderas de transmisión son las sorderas asociadas a una lesión del oído externo (en general, conducto bloqueado: por ejemplo, debido a la presencia de un tapón de cera), o a una lesión del oído medio (otitis, daño de los osículos auditivos). El déficit sensorial, generalmente moderado, afecta sobre todo la percepción de los sonidos graves y de baja intensidad: se deja de escuchar (o con dificultad) una voz baja o susurrada

4 tipos comunes de patología del oído externo y medio

Las sorderas neuro-sensoriales (o sorderas de percepción) se deben a una disfunción del oído interno (cóclea) y se traducen generalmente en lesiones de las células ciliadas o del nervio auditivo. Algunas sorderas raras tienen como origen, los centros auditivos cerebrales.

Las dos patologías más comunes de la cóclea, responsables de sorderas neuro-sensoriales

Sorderas mixtas.
Una sordera de transmisión y una sordera neurosensorial pueden combinarse en el mismo oído, para dar lugar a una sordera mixta: por ejemplo, una patología del oído medio como la otospongiosis en un estadio avanzado puede tener repercusiones en el oído interno e inducir una sordera mixta

Sorderas genéticas y sorderas adquiridas

Una sordera puede ser de origen genético o bien adquirida en el transcurso de la vida a causa de una patología (traumatismo acústico, infección, intoxicación, envejecimiento). Puede ser también adquirida en razón de una predisposición genética: no reaccionamos todos de la misma manera frente a una infección, un traumatismo.

 

Sorderas profundas congénitas

De cada 1000 nacimientos, hay entre 1 y 1.5 casos de sordera severa o profunda. Una causa genética (g) es responsable de 3/4 partes de estas sorderas. El 1/4 restante corresponde a sorderas adquiridas durante el embarazo o en el período perinatal.

Sorderas infantiles

La gran mayoría de las sorderas proviene de problemas en el oído medio (om) como la otitis crónica.
La proporción de de sorderas genéticas (g) cae a aproximadamente el 10%.
El resto (azul) está asociado a factores varios.

Sorderas en el adulto

Los factores de sordera adquirida se multiplican y representan ahora la gran mayoría de las sorderas. Las otitis crónicas del oído medio (om) no representan más que un 20% aprox. de estos factores, un poco menos que la enfermedad de Ménière (M), que afecta también el sistema vestibular (vértigo).  El traumatismo acústico (t) debido a la sobre-estimulación sonora ocupa en nuestros días, el primer puesto entre los factores que producen sordera!
 Otros factores, (azul) completan este cuadro: principalmente los medicamentos que son tóxicos para el oído y las sorderas bruscas. Las sorderas genéticas (g) no representan más que un porcentaje muy bajo, pero cabe destacar que en numerosos casos (traumatismo sonoro, ototoxicidad, Ménière...), existe probablemente un componente genético que acentúa o acelera la sordera adquirida.

Última actualización: 18/11/2016 16:36