Excitotoxicidad

La principal responsable de la patología neuronal en el órgano de Corti es la excitotoxicidad vinculada al glutamato. Se produce, sobre todo, en dos situaciones: el accidente isquémico local y el trauma acústico. La excitotoxicidad contribuye también, en gran medida, a la pérdida neuronal de la presbiacusia. También deben ser considerada como responsable de desencadenar la mayoría de los acúfenos perifñericos.

El "Shock" excitotóxico

Experimentalmente, se puede provocar una lesión de origen excitotóxico mediante la perfusión de AMPA o de kainato: todas las dendritas aferentes en contacto sináptico con la CCI se edematizan y estallan. A gran aumento (figura de la derecha) se puede ver un resto de la membrana postsináptica (flecha roja) frente a un cuerpo presináptico. La CCI queda desconectad, tras esta lesión, del nervio auditivo lo que se manifiesta por la ausencia de potenciales cocleares.

Escala: 10 µm (imagen de la izquierda) ; 0,3 µm (imagen de la derecha)

Le choc excitotoxique

R Pujol

Le choc excitotoxique

R Pujol

El mismo tipo de daño puede observarse después de una exposición al ruido traumático o shock isquémico. La excitotoxicidad puede ser bloqueada por un antagonista de AMPA como el DNQX. Hasta cierto punto, los terminales eferentes laterales, especialmente los dopaminérgicos, tienen una actividad protectora natural.

Reparación sináptica tras un shock excitotóxico

Réparation synaptique après un choc excitotoxique
  1. Complejo sináptico bajo la CCI: normalmente, un cuerpo presináptico de la base de la CCI se encuentra ubicado frente a un botón dendrítico aferente (azul). El botón dendrítico, a su vez, está inervado (en contacto) con una terminación vesiculada del sistema lateral eferente (rosa). En esta situación se produciría un potencial coclear normal (ver debajo).
  2. Fase de excitotoxicidad aguda: el botón dendrítico ha "explotado" y sólo se pueden observar unos pocos restos de membranas (por ejemplo de la membrana postsináptica) (líneas azules). La terminación eferente no está afectada. Debajo se muestra un registro en el que el potencial coclear ha desaparecido.
  3. Al día siguiente de la lesión excitotóxica la dendrita puede empezar a regenerar y nuevos filopodios contactan con la CCI. Durante todo este periodo la terminación eferente se ha mantenido en contacto directo con la CCI. El potencial coclear comienza a recuperarse
  4. Unos cinco días después de shock excitotóxico, la organización sináptica es comparable a la normal. El potencial coclear se encuentra totalmente recuperado.

En los seres humanos, este mecanismo podría ser el responsable de la recuperación espontánea que se produce después de una sordera súbita isquémica o traumática.

Hay que tener en cuenta que esta descripción se refiere a lo que sucede con un primer shock excitotóxico. Lo cierto es que lesiones reiterativas pueden llegar a alterar la capacidad de regeneración sináptica, e incluso provocar la muerte neuronal (ver trauma acústico).

Última actualización: 30/09/2014 10:03