Tálamo

El tálamo auditivo, Cuerpo Geniculado Medial (CGM), es una estructura compuesta por varios núcleos con una significación funcional muy compleja e importante. Sus neuronas continúan la vía auditiva remitiendo sus proyecciones ascendentes al cortex auditivo primario.

El Cuerpo Geniculado Medial

Las fibras ascendentes que envían las neuronas del colículo inferior (CI) alcanzan a las del cuerpo geniculado medial (CGM) ipsilateral de manera directa (fibras rojas). Pero las neuronas de cada CGM también reciben información del CI contralateral por la existencia de la comisura que existe entre los colículos (ver x2). Esta distribución permite que la mayoría de las neuronas de los CGMs tengan una actividad binaural.

thalamus

P. Gil-Loyzaga

CI-CGM-Corteza auditiva

El cuerpo geniculado medial de los mamíferos está subdividido en tres zonas principales: zona dorsal (1a), zona medial (1b) y zona ventral (1c). Las zonas dorsal y medial reciben fibras de las cortezas dorsal y externa del CI (2) y la zona ventral del núcleo central del CI (2). Los núcleos del colículo inferior reciben fibras (3) procedentes de los núcleos cocleares, el complejo olivar superior y el lemnisco lateral. Ambos colículos inferiores están conectados por una comisura neural (x2) que implica que cada neurona que proyecta al cuerpo geniculado medial lleva información binaural.

Funcionalmente

Las neuronas de la zona ventral (1c) participan en el análisis frecuencial manteniendo la latencia de los mensajes. Su actividad electrofisiológica es muy compleja, similar a las del CI. Esta zona se encuentra organizada tonotópicamente. También se encuentran neuronas que responden a la frecuencia de forma muy precisa y en función de la intensidad percibida; no obstante no responden a la intensidad más alta sino a una precisa y determinada. Las neuronas de proyección de este núcleo son bipenachadas y proyectan sobre todo a la capa IV del cortex auditivo primario.
La zona dorsal (1a) carece de estructura laminar y de organización tonotópica; sus neuronas no tienen frecuencias características bien definidas y envían proyecciones al cortex auditivo secundario (capa IV). Muchas de sus neuronas tienen una actividad polimodales, lo que implica que responden a varias estimulaciones sensoriales diferentes.

Última actualización: 12/09/2016 09:29