Vias auditivas y Centros

La exploración funcional de las vías y centros auditivos consiste en el registro de los potenciales evocados. Estos registros, en los seres humanos, se obtienen por electrodos colocados (a distancia) sobre el cráneo. En experimentación con animales también se puede colocar un electrodo directamente dentro de un núcleo de la vía auditiva o en su superficie.

Método para el registro de potenciales evocados auditivos (PEA)

Un electrodo activo colocado sobre el cuero cabelludo (vertex) permite registrar los potenciales evocados del nervio auditivo y del tronco cerebral (potenciales prococes: ondas I a V), y también los de las estructuras auditivas superiores tálamo-corticales (potenciales tardíos). Los potenciales auditivos precoces (PEA), de corta latencia (<10 ms), se utilizan en clíncica humana con frecuencia para evaluar la actividad de la vía auditiva hasta el colículo inferior. Ver más abajo un diagrama con la correspondencia entre las ondas de los PEA y las estructuras a las que corresponden.

Ejemplo de registro de los PEA: potenciales del nervio auditivo y del tronco cerebral

Potenciales evocados auditivos precoces (PEA) registrados a diferentes intensidades tempranas. (según Legent)

Este tipo de registro corresponde a un audiograma objetivo.

Los potenciales son de baja amplitud (<uV) y requieren un promediado significativo (1000 a 2000 repeticiones) para que puedan seprar del ruido de fondo.

Esquema de la vía auditiva

Esquema de la vía auditiva que permite identificar la localización anatómica de las diferentes ondas de los PEA:

  • Nervio auditivo = onda I
  • Núcleos cocleares = onda II
  • Oliva Superior = onda III
  • Lemnisco lateral = onda IV
  • Colículo inferior = onda V

El tálamo (cuerpo geniculado medial) y la corteza auditiva (temporal) son el origen de las onda medias y y tardías (ondas P) de los PEA.

Última actualización: 18/10/2016 18:46